Mi blusa Fuji me da alas

Cuando tienes una tela que no sólo es bonita, sino muy especial para ti (la compré durante mis vacaciones en Japón) se hace bastante difícil decidir qué hacer con ella.

Pero... Siendo tela de procedencia japonesa, con un estampado del Monte Fuji, ¿qué patrón sería el más adecuado? Un patrón japonés. Obvio XD.

Después de rebuscar entre mis libros de patrones japoneses, me decidí por la blusa "S Sleeveless Blouse with Frill", del libro "Happy Homemade Sew Chic". Les dejo por aquí una reseña de "Japanese Sewing Books" por si les apetece echarle un vistazo.

Ejem... Definitivamente, no me ganaré la vida posando.
Ironías de la vida, que precisamente lo que define a la blusa y le da su nombre (volantes por todos lados) es lo que le he quitado yo a la mía. Hice una prueba, poniendo el del bajo, pero no me gustó el resultado, así que aborté misión. Eso sí... Con ella estrené el prensatelas de fruncir.


El patrón, tal como lo hice yo, es extremadamente sencillo de coser. En cuánto al tallaje, tuve que escalar a una talla menos, porque la más pequeña seguía quedándome pelín ancha. Y así se me cae el mito, que pensaba que con estos patrones por fin podría ahorrarme el tema de escalar :(.

Como quería ponérmela tanto por dentro como por fuera de falda o pantalón, reduje el ancho por la zona de los costados, a unos 15 cm hasta el bajo, ya que el patrón original es bastante amplio.


Pero así la veía algo sosaina. ¿Qué ponerle para darle un toque diferente? ¡Ya está! Marian, de "Nairamkitty", hace unos meses hizo un tutorial para hacer un top con alitas. ¡Adjudicado!

Así, de paso, estrenaba también el prensatelas para dobladillos en las alas (tres pares hice, hasta quedarme con las definitivas, pero paso de contar mis infortunios, que ya mareé bastante por las redes sociales con ellos XD).

Me gusta muchísimooooooo el acabado con el prensatelas para dobladillos.
Me han sobrado casi 50 cm de tela, así que, como diría Macario... ¡Qué contenta estoyyyy! Tendré que romperme el coco, a ver qué hago con ella.


Creo que ya lo he comentado en alguna ocasión... Con tanto estampado, nunca puedo combinar lo que coso. ¡Pues eso se acabó! He comprado una tela que irá perfectamente con mi blusa Fuji. En breve (o no tan breve, conociéndome, jajaja) en sus pantallas.

¡Muy buena semana!

Desentrañando los misterios de mi remalladora

No sé si les habrá pasado a ustedes, pero yo nunca tenía tiempo (es una forma bonita de decir que me daba muuuuucha pereza) de ponerme con mi remalladora, y entender su funcionamiento al 100%.

La compré, ajusté la tensión, y ea, a coser. Nada de plantearme para qué serviría esto o lo otro. Si cambiaba de tela, volvía a regular la tensión (al tuntún, como lo llamo yo), y otra vez a coser.

Llevaba tiempo queriendo hacerme una tabla, para dejarme de tanto "tuntún", así que aprovechando que estoy en un curso en el que esta semana te alentaba a trapichear con la remalladora, me dije: "Dácil, éste es el momento de desentrañar sus misterios", y eso es lo que he hecho... Trastear  y anotar mis descubrimientos. Ya enseñé mis desvaríos varios la tabla por mis redes sociales, aunque ahora es un poco diferente, porque la he ido perfeccionando con el uso (los parámetros que apenas modifico, los he puesto al final). Se la pueden descargar aquí ;). La primera hoja viene con relleno (mis valores), y la segunda está en blanco, para que cada uno pueda ir anotando los suyos.

Pero claro... Esos valores son orientativos. De una remalladora a otra, la regulación de la tensión puede ser distinta, variar la presión del prensatelas, y además hay que tener en cuenta que aunque hablemos de un mismo tipo de tela, su gramaje puede ser diferente. ¡Hasta el hilo influye! Esto significa que no podrán librarse de hacer un poco de trabajo de campo (juas, juas, juas, me río malvadamente), y tendrán que anotar sus propios valores. Si les resulta muy tedioso, limítense al "tipo de tela o tejido", "gramaje", y "tensión". Les ahorrará mucho tiempo, la próxima vez que aborden una tela de similares características. Si como yo, quieren ver todo lo que puede dar de sí, rellenen la tabla completita.

¡¡¡Venga, venga, vengaaaaaaa!!! ¡Empecemos!


Lo primero, para que no se me pierdan, es que descarguen el manual de instrucciones de mi remalladora. No sé hasta qué punto les valdrá a los que no tengan el mismo modelo que yo (Singer 14SH754, del Lidl), pero siendo como es, muy básica, creo que cualquier remalladora, como mínimo, tendrá los mismos parámetros a ajustar.

Empezamos enhebrando la máquina. Este vídeo, fue la Biblia para mí. Es bastante largo, pero merece la pena verlo. Yo ya les adelanto, que allá por el minuto 6 explica cómo enhebrarla. También pueden ver las instrucciones del manual, en su página 12 y siguientes (pero a mí siempre me han molado más los vídeos, jijiji).
Otra opción es aplicar el procedimiento de atadura (página 20 del manual), pero no me hagan trampas, e inténtenlo como en el vídeo. Al principio les puede parecer un tostón, pero de verdad, que no es complicado. Después de un par de veces, ya lo haces sin mirarlo.

Una vez lo tienen, y con mi tabla delante, vamos viendo cada parámetro:

1) Tipo de tela o tejido:

En mi caso, los resultados de todas las muestras los he conseguido empleando tejido de punto, pero ustedes pueden anotar algodón, lino, franela... Vamos, la que tengan entre manos.

2) Gramaje:

Es el peso de la tela/tejido por metro cuadrado (gramos/metro cuadrado), y es lo que hace, que en definitiva, una tela sea más fina que otra. Sería muy friki, incluso para mí, anotar el gramaje exacto de cada tela (aparte que no todos los vendedores facilitan ese dato cuando la compramos), así que yo decidí diferenciarlas así:
Bajo, para telas ligeras, adecuadas para el verano.
Medio, para telas de peso medio, de entretiempo.
Alto, para telas pesadas, ideales para el invierno.

Mi tela es de gramaje bajo (anotado en la tabla ;)).

3) Número de capas:

Yo sólo he trapicheado cosiendo dos (para coser los costados de una camiseta, por ejemplo), pero imaginen que están cosiendo los puños de un jersey. Tendrían 2 capas de tela de puño, más la capa del tejido de punto (tres en total), por ejemplo.

4) Ancho rueda:

Podemos regular el ancho de puntada, no sólo quitando una de las agujas (pág. 21 del manual), sino también con esa rueda negra de la foto. Pues el parámetro que anoto en ese recuadro, es el de la rueda.

¡Qué viva la pelusillaaaaaaa! ¿Se nota que según terminé de usarla me puse a hacer fotos? Ejem...
Su dial se mueve entre los valores de 3 mm hasta 4,5. Yo he trabajado con 3 y 4,5, aunque también podría haberlo hecho con 3,5 (pero por medio mm, pasé olímpicamente, la verdad).

Antes de empezar a girar la rueda, muy importante, desacoplen la cuchilla (aquí el vídeo; página 25 del manual), porque si no, cuando quieran aumentar el ancho de puntada... ¡aquello no se moverá!

Según giramos la rueda, se va desplazando una especie de barra blanca, que está justo debajo de la placa y que nos indica qué ancho es el que tenemos seleccionado. Si giramos la rueda en sentido horario, la barra blanca se desplazará hacia el 3 (disminuimos el ancho). Si giramos en sentido antihorario, la barra blanca se desplazará hacia el 4,5 (aumentamos el ancho).

Aquí la barra blanca marca 3.5. Y medio mm a la izquierda está el ancho mínimo, de 3 mm.
Y aquí la barra marca 4,5.
Recomiendo que se muevan dentro de esos valores (3 y 4,5), porque ya me ha pasado, que por darle a la rueda, hasta su tope, se atasca, y tela marinera, para que se mueva de nuevo. Llegado el caso, utilicen una llave Allen, como la de esta foto, para desatascarla. ¡Comprobado que funciona! XD

5) Tensión de los 4 hilos:


TAZ: Dial de tensión azul (regula la tensión del hilo de la aguja izquierda)
TV: Dial de tensión verde (regula la tensión del hilo de la aguja derecha)
TN: Dial de tensión naranja (regula la tensión del hilo del ojo-guía superior = áncora superior). Para mí que es rojo, rojo, rojísimoooooo, y no naranja, pero por no llevarle la contraria al manual...
TA: Dial de tensión amarillo (regula la tensión del hilo del ojo-guía inferior = áncora inferior)

Rellenando estos recuadros, además, sabemos si estamos trabajando con todos los hilos, o si sólo lo hacemos con algunos de ellos. Si por ejemplo no tenemos valor de TAZ, es que estamos cosiendo sin la aguja izquierda. Así que con este parámetro tenemos un "dos por uno" :P.

Antes de empezar a trastear con la tensión, asegúrense de que cada hilo esté bien ajustado entre los discos de tensión, porque si no, por más que suban o bajen los valores en el dial, no estaremos aplicando tensión al hilo.

Estos son los discos de tensión. El hilo tiene que pasar entre ellos. Si está bien metido, el hilo no lo vemos.
Éste es el parámetro más complicado de ajustar. Tendremos que ir moviendo los diales, hasta que la puntada quede equilibrada. El manual, en su página 35, da indicaciones muy buenas para hacerlo (aunque tiene una errata, de la que hablo por Instagram). Pero si como yo, son más de vídeos, en el que les puse más arriba (aquí) también explica cómo conseguirlo (en torno al minuto doce del vídeo).

6) Longitud de puntada (L):


Cuánto mayor sea su valor, mayor longitud de puntada. Después de probar todas las opciones, el valor que más me ha convencido es el de 2,5. Ni queda la puntada muy apelmazada, ni demasiado espaciada. Trasteen, trasteen, y decidan con cuál se quedan :P.

7) Ancho puntada:

Es el ancho del remallado (no confundir con el "ancho rueda", del punto 4)). Uséase, que con regla en mano, después de coser, medí el ancho de la puntada, y me dió dos valores, 6 y 7.5, dependiendo del que le hubiera dado al "ancho rueda".

8) Presión del prensatelas:


Echen una ojeada a la foto. Más concretamente, a las dos primeras muestras. ¿Si coso recto, por qué se curvaaaaaan? Pues damas y caballeros, por la presión del prensatelas. De fábrica viene ajustada para telas de peso medio. Pero... ¿de qué gramaje era mi tela? Pues bajo (ver apartado 2)).

Así que en la tabla di un valor de 0 (cero), a la que vino de fábrica (las dos primeras muestras, con curva), y de -6 a las dos últimas muestras de la foto.  Desapareció la curva, así que definitivamente era eso lo que fallaba.

Si miran mi tabla, verán que estas 4 primeras muestras de la foto se corresponden con las 4 primeras pruebas que reflejo allí, todas ellas con cuchilla. Quise dejar las 2 primeras, fallidas, para que pudieran apreciar la diferencia.

"¡Soy el rey del mundoooooo!" - dijo el destornillador, desde su posición privilegiada XD.
Colocamos el destornillador en el orificio, y lo encajamos en una ranura que tiene dentro. No hay pérdida. Se mantiene él solito. Ya luego, lo único que tenemos que hacer es girarlo.

Lo que recomienda el manual es (página 22) disminuir la presión para telas ligeras, y aumentar la presión para las pesadas. Y se queda tan ancho. Porque... ¿hacia dónde girar?
Pues ya les digo yo: en sentido antihorario para disminuir la presión, y en sentido horario, para aumentar la presión.

Cuando en la tabla pongo -6, esto quiere decir que he dado seis vueltas, en sentido antihorario.

9) Cuchilla:

Podemos coser con la cuchilla, o sin ella. Dependiendo de la opción que elija, varío mi guía de referencia para coser.

Con cuchilla
Con cuchilla, tomo como referencia el borde de la placa.

Sin cuchilla
Sin cuchilla, mi referencia serán esas marcas horizontales que tiene la placa. De no hacerlo así, al coser se dobla por el borde que da gusto, dando una apariencia súper antiestética.
Pero incluso de esta forma, algo se sigue doblando (aunque mucho menos), porque este tejido (de punto) tiene tendencia a enrollarse en los bordes.
Habrá que ver cómo queda con tela plana.

De cualquier forma, si te da respeto coser con cuchilla, por eso de que puedas liarla muy parda (que me lo digan a mí, que alguna escabechina he hecho), o simplemente porque estás con un patrón con mucha curva (con el consiguiente riesgo de que se nos vaya la mano con la cuchilla), ésta es una buena opción.

Éstas son las dos últimas muestras de la tabla (sin cuchilla).

10) R o S:


La posición S es la empleada para el remallado normal. La R se utiliza para coser dobladillo enrollado (página 28 del manual). Todas las muestras las he cosido con posición S.

Editado: Si quieren aprender a coser el dobladillo enrollado, en este vídeo explican estupendamente cómo hacerlo (lo sé, lo sé. Ya es la tercera vez que les remito al susodicho. ¡Es que no tiene desperdicioooo! :P), sobre el minuto veintitrés.

11) Diferencial:


El transporte diferencial se encarga de desplazar a determinada velocidad la capa de tela superior y la inferior. Si lo ponemos al 1 desplaza a la misma velocidad ambas capas, cosiendo como lo haría una máquina de coser (éste es el valor que he anotado en la tabla). Con valores superiores a 1, frunce la tela. Con valores inferiores a 1, la estira.

A efectos prácticos, sí que he apreciado el fruncido, pero no que estire. Intenté quitar la curva de las dos primeras muestras con él, pero se quedaron igual (como ya les comenté en el apartado 8), sólo conseguí eliminar la curva ajustando la presión del prensatelas).

12) Notas:

En ese recuadro... ¡Libre albedrío! En él anotamos lo que queramos. Yo en mi caso iba poniendo el aspecto de mi remallado, y en su caso, cómo mejorarlo.

Además anoté el margen de costura que hay que dejar para coser.
Cuando coso con cuchilla tengo que dejar un margen de costura de 1 cm.
Sin embargo, cuando coso sin cuchilla,  el margen de costura es el ancho del remallado (lo que en su momento anotamos como "ancho puntada", apartado 7)), aunque con esta tela, va fluctuando, ya que a veces pilla par de milímetros más de tela de los que corresponden, por eso de que se enrolla en los bordes. No es tan exacto como coser con cuchilla.
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Pues nada... Con esta entrada tan cortita (nótese el tono irónico, jajaja), ya tienen entretenimiento para la semana. ¡¡¡Hagan sus debereeees!!! XD

A la búsqueda de mi maniquí

A partir de ahora compartiré cuarto de costura con Jerónima (Jero para los amigos). Es tan maja, que me deja pincharla todo lo que quiero XD. ¡Saludaaaaaaaa, Jero!

¡Hola, hola! Me llamo Jero, y de aquí no me muevo.
No pensaba hacerle entrada a la muchacha, para presentarla, pero dados los problemas que he tenido, hasta dar con ella (parecería que andaba buscando el Santo Grial, en vez de un simple maniquí), he decidido escribir esta entrada, a ver si con ella ahorro a otros quebraderos de cabeza.

Lo primero... ¡Quería un maniquí! Estaba jartita de andar poniéndome y quitándome las prendas de ropa en proceso, adaptándolas, hasta que pasaran mi control de calidad (todo esto sin pincharse, que no es tan fácil como pueda parecer). Y es que no sé a ustedes, pero a mí, como norma general, siempre me toca modificar algo, y no me entusiasmaba especialmente las contorsiones que tenía que hacer, para marcar con alfileres. Y lo quería regulable, para que me valiera "pa siempre" (para futuras expansiones, que si llegan cuando lleguen, hay que estar preparada).

Lo segundo... La aquí presente tiene poca pechonalidad (contorno de pecho alrededor de 80 cm). Esto se traduce en que tenía que dar con un maniquí que se adaptara a mi medida nada estándar. Tarea complicada, al venir la talla más pequeña de la mayoría de los maniquís, con un contorno de pecho de 84 cm, como mínimo.

Lo tercero... Soy de Gran Canaria. En muchas páginas no hacen envíos a Canarias, así que es una limitación adicional.

Así que no voy a hablarles de los maniquís que considero los mejores modelos en el mercado, ni tampoco de los que me parecen mejores en su relación calidad-precio.

Les hablaré de los dos modelos que me han parecido aceptables y que cumplen con esas medidas de contorno de pecho "inusuales":


Ambos modelos se pueden regular en 13 puntos, pero las medidas de contorno de pecho, cintura y cadera varían de uno a otro modelo. Según especificaciones, el SupaFit tiene un acolchado, que no tiene el Prymadonna, que facilita el uso de los alfileres. 

Si hubiera tenido más opciones para elegir, sin duda hubiera optado por un maniquí con soporte de madera, más robusto y estable (porque con los soportes habituales, parece que vendrá el lobo "y soplará, y soplará, y el maniquí derribará", jajaja), y que tuviera pernera, para poder hacer pruebas con pantalones, pero dadas las limitaciones, no me podía poner tiquismiquis.

En un primer momento adquirí el SupaFit, en la página "Hobby Stitch" (actualmente "Sewing UK"), pero pasó mes y medio, y el maniquí no llegaba. Después de varios correos sin respuesta, y sin saber el estado de mi envío, tocó reclamación por Paypal y devolución de dinero. 

A raíz del chasco (que el modelo no tiene la culpa, pero así funciona mi mente), probé una nueva búsqueda, y sinceramente, no recuerdo cómo, me topé con Prymadonna, que me dió buen rollito, ya que soy muy fan de Prym. Por cierto, que en este vídeo se le ve enseñando toíto XD.

Volví a comprar maniquí (a cabezúa no me gana nadie), pero esta vez el Prymadonna, que estaba en eBay a muy buen precio (recuerden, canarios, que a nosotros nos aplican un 3% a eso, más la gestión de aduanas). Y tardó en llegarme, en esta ocasión, una semana desde Alemania (frente a... nunca, la diferencia resultó notable :P).

El vídeo que les puse más arriba da una idea clara de su funcionamiento, así que no hay sorpresas, cuando lo recibes. Eso sí... (Jero, tápate las orejas). Lo veo algo raquítico, y sospecho, que si lo someto a  un cierto peso, se irá al piso (cosa que no pasaría con el soporte de madera... suspiro). Ya iré contando cómo se porta.


Jero lleva toda la tarde dando vueltas por la habitación, así que en nada se instalará y se hará dueña del lugar. ¡Me voy a vigilarla, que no quiero que me mueva nadaaaaa!

Tengo yo un barco veleeero

De un tiempo a esta parte me he propuesto comprar telas con la cabeza, y no con el corazón. Esto se traduce en... más telas lisas, y menos con estampados.
La idea es llegar a vestir, de arriba a abajo, con ropa hecha por mí (del todo imposible, si siempre coso con estampados).

Así que cuando Nekane nos propone su "Cose Conmigo la falda UDA" (que es absolutamente preciosa y... ¡la quiero, la quiero, la quierooooo!), vi la oportunidad perfecta, ya que no tenía tela adecuada para hacerla.

Día perfecto para estrenarla. ¡Qué contenta estoooooy!
La afortunada fue una tela de lino en azul marino, súper combinable, que me pegaría con todo. Y la desafortunada fui yo, porque tela con la tela: se arrugaba simplemente mirándola (cosa habitual en las telas de lino pero... ¡grrrrrrr!) y encima se descosía que era un gusto (y de nuevo... ¡grrrrrrrr!). Mi margen de costura en la cintura, de medio centímetro, peligró mucho, mucho :(.

Quería que mi falda fuera 100% marinera, así que elegir otro botón, no era una opción XD.

Detalle de cerca, que ese botón bien lo vale :P.
Pero claro... Dejar los estampados de golpe, era muy duro para mí, así que me dije, que al menos con el bies, me quitaría el resquemor. Son muchas las aventuras que viví hasta llegar al bies ganador, pero para no aburrir, por Instagram quedan.

¡Es tan potito! Y sí... ¡marinerooooo! Y hacía un viento perfecto para que se viera y lucirlo :P.
La confección de la falda es muy sencillita. Las explicaciones de Nekane, como profesora de élite que es, son clarísimas.

La única modificación que hice al patrón fue dejar la falda a la cadera, pues me agobia mogollón que me tapen el ombligo (¡Manías, manías! Porque todas mis camisetas, bien que me tapan el ombligo, jajaja).

No miren mucho esas arrugas, ¡por favoooooooor! Prometo que cuando salí de casa, había tenído un momento la mar de intenso con la plancha.
Estoy absolutamente enamorada de esta falda. De sus acabados, y de lo bien que sienta. ¡Anímense a coserla, porque merece mucho la pena!

Iba a ponérmela con una camiseta más informal, pero va y me dice "J", que no pegaba con una falda tan elegante (¿qué te parece, Nekane?). Y yo, de acuerdo con "J", le hice caso.

Nekane, muchas, muchísimas gracias por organizar este Cose Conmigo. Me imagino la cantidad de horas que habrá detrás de tanto detalle. Pues que sepas que va a ser la falda del verano, juas, juas, juas. Un besote inmenso, artistaza, muaaaaak.

Tela de lino: Tienda física, Arencibia.

¡Sí, sí, por fin!

Me llena de orgullo y de satisfacción poder mostrarles, por fin, esta entrada, pues la comparto con alguien a quién admiro mogollón.
Lo que no me llena de tanto orgullo y satisfacción es el tiempo que me llevó acabar al protagonista de la misma (ejem).

Hará cosa de casi un año, Nekane (en adelante, Santa Nekane, patrona de las tejedoras descarriadas), de "Non dago titarea?" y yo decidimos hacer un tejijuntas. El de este jersey, de Ahuyama Crochet, pues nos pareció sencillo y resultón.

Nos metimos en faena, y en nada, Nekane lo tuvo hecho. Vayan a hacerle la visita, porque su jersey es digno de ver. El color es precioso, le quedó estupendo y le sienta divinamente. ¡¡¡No se lo pierdan!!!

Y aquí les presento a mi calvario obra de arte...



Pues no. No lo terminé enseguida, ni remotamente. De hecho, lo acabé la semana pasada.

Lumbreras como soy, escogí un hilo fino, finísimo, y yo tejía y tejía, y aquello no avanzaba, no avanzaba.

Descubrí por las malas, que no tengo demasiada paciencia con proyectos de esta envergadura, y que si me resultan monótonos, se me hace muuuuuuuy cuesta arriba dedicarme a ellos (apúntalo, Dácil, para que de aquí en adelante los evites como la peste).

Total, que me ponía, lo dejaba. Me ponía. Lo dejaba. Y así iban pasando los meses... Hasta que finalmente me dije: "¡¡¡Te pones todos los días una hora sí o sí!!!". Pues dicho y hecho.


Este jersey no tiene ninguna dificultad, a la hora de tejerlo. Las explicaciones son buenísimas, muy claras. Lo puedes adaptar a tus medidas, y para mí eso es una gran ventaja. 
En mi caso, le hice pequeñas modificaciones: cerré un poco la zona de los hombros, y amplié el ancho de las mangas, porque me he dado cuenta que con muchos patrones, mis brazos se sienten oprimidos.

¡El baile de la victoria! ¡Me siento libreeeeeeeeee! 
A pesar de que nuestra relación no ha sido para nada armoniosa, no le guardo rencor... Es más... Pienso ponérmelo a todas horaaaaaaaas :P. Me ha encantado el resultado.

Nekane, muchísisisisimas gracias por tu paciencia, por tu humor... por no darme una cibercolleja, cada vez que lo dejaba, jajaja. Gracias a ti, esos ovillos no permanecieron en su condición de ovillos, permanentemente. ¿Para cuándo el siguiente? XD Muaaaaaaaaaak.

Así estaba el día... Y yo con chubasquero, entre foto y foto :P.
Lana (dos ovillos): Merino 75%, Seda 25% (Greta and the Fibers).
Aguja de ganchillo: de 3 mm.